Cómo elegir a mi pareja ideal usando Inteligencia Emocional

como elegi pareja ideal

¿Te has preguntado alguna vez si existe algún método para elegir a la pareja ideal?

Siempre me ha fascinado la psicología y la forma de comportarse de las personas. Es fascinante ver cómo la gente se comporta cuando está con alguien a solas, cuando esa misma persona está en un grupo y cuando ella está con su pareja. Esto último también ha sido objeto de estudio personal a lo largo de mis últimos años y siempre me he preguntado en base a qué debería elegir a mi pareja.

Y esto me crea el debate interno de si debería basarme en la teoría de que los polos opuestos se atraen y buscar a alguien con diferente forma de ser para que “me complemente” en lo que yo puedo carecer o necesitar un apoyo o fortaleza. Esto puede relacionarse con la idea de la pareja como media naranja que hasta hace unos años se buscaba: el decir que somos media naranja y que tenemos que buscar nuestra otra mitad para complementarnos.

Por otro lado está la teoría de que tengo que buscar a alguien que sea similar a mí, que tenga mis gustos, que le gusten mis aficiones y que piense como yo, para así que las decisiones que tomemos en la vida vayan por el mismo camino.

Con respecto a la teoría de la media naranja no me gusta ya que se basa en el concepto o se puede malinterpretar al pensar que ya por ser medias naranjas nos falta algo que tenemos que ir a buscar en el otro. Y es que si tenemos esta creencia (limitante), esto nos puede generar prisa, estrés y lo peor de todo una sensación de baja autoestima hasta no encontrar al otro ya que hasta que no lo encuentre seré una media naranja pobre y sin una gran parte de lo que me falta.

media naranja

Cuando empecé mi andadura en el mundo de la Inteligencia Emocional, me enseñaron el Iceberg Emocional (o como quieran llamarlo otros). En él te muestran que cada uno de nosotros somos como icebergs, los cuales están en el agua y una pequeña parte es visible pero la gran mayoría se encuentra por debajo del mar. En la parte visible además de nuestro entorno se encuentran nuestros comportamientos y actitudes, los cuales van determinados por estas útlimas: si yo tengo una actitud valiente realizaré cosas (mi comportamiento será) valientes. Casi en la línea del mar se encontrarían las habilidades que tenemos que muchas veces se hacen visibles pero que forman parte más de nuestro interior. Y adentrándonos en el fondo del mar empiezan a aparecer opiniones y creencias (aquéllas originadas por las últimas) que se han ido instaurando en nuestra forma de ser desde que tenemos consciencia: “soy tímido”; “no sirvo para las matemáticas”; “hay que trabajar duro para ganarse el pan”; “los hombres no lloran”; “si a los 30 no estás casada no sirves como mujer”, etc. Algunas de ellas nos potencian y otras nos limitan. Por debajo de las creencias y como base de nuestra personalidad se encuentran nuestros valores, que a lo largo de nuestras vidas han ido cambiando de prioridad y que van a generar nuestras creencias: honestidad, familia, belleza, valentía, humildad, etc. Son algunos de los valores que tenemos y que van a definir nuestra forma de ser. Por debajo de los valores estaría nuestra identidad (cómo somos realmente) y la misión de vida o la parte más trascendental o espiritual.

iceberg emocional

Pero volviendo a los valores, estos van a ser los responsables de las creencias y opiniones que tengo, de mis habilidades, de la actitud que tenga ante la vida y del comportamiento o acciones que realizo. De ahí que siendo la base de cómo soy la conclusión a la que he llegado (a día de hoy) es que tienes que elegir a tu pareja en base a que sus valores sean similares a los tuyos. De esa forma vuestras personalidades estarán regidas por el mismo rumbo o cimentadas con la misma base.

Será importante saber que los valores cambian (los que tenías con 14 años no son los mismos que cuando tenías 25, ni 35, ni 50). Pero pienso que si tengo los mismos valores que mi pareja:

  • Las decisiones importantes que haya que tomar en común estarán sopesadas teniendo en cuenta cimientos similares
  • El camino que iremos construyendo se basará en aspectos, que aunque puedan ser diferentes en última instancia, vendrán de la misma idea. Esto hará que nos podamos poner de acuerdo más fácilmente.
  • El día a día, la convivencia, en que invertimos nuestro tiempo libre etc. También tendrá el mismo significado o al menos con esos valores como base.
  • El punto principal es que nuestros PARA QUÉS serán muy similares ya que en el fondo querremos lo mismo para nosotros, para nuestra pareja y para nuestra familia.

pareja ideal

Con esta conclusión también rechazo la idea de buscar a alguien diferente a mí ya que por mucho que pueda aprender o reforzarme en ciertos aspectos, cuando haya que ponerse de acuerdo sobre temas importantes será más complicado. Además pienso que con alguien que sea más afín a mí podré también aprender e ir avanzando aunque sea más despacio pero con más afianzamiento ya que lo haremos desde una base firme y común a ambos.

El libro de Jorge BucayAmarse con los ojos abiertos” es una buena lectura si estás más interesado el los temas de pareja y de cómo muchas veces lo que no nos gusta de nuestras parejas es un reflejo de nosotros mismos. Lectura muy curiosa, interesante y recomendada.

amarse con los ojos abiertos

 

Aquí os dejo un vídeo muy interesante en el que hablan sobre la chica perfecta que muchas veces nos pasamos la vida entera buscando. En el vídeo, Robin Williams admite a Matt Damon que son los pequeños defectos de su mujer los que recuerda ahora y expresa la idea de que son los pequeños detalles los que nos enamoran de alguien.

 

Todo esto no deja de ser mi conclusión a mi experiencia y en base a lo que he aprendido sobre la forma de pensar y de comportarse de las personas. Y de momento es lo que me vale a mí. Pero esto no quiere decir que tú tengas que aceptar a pie juntillas lo que digo, sino escoger de todo lo que he dicho lo que te valga (si te vale algo). Por supuesto habrá gente que no comparta mi forma de pensar y de que tenga otra completamente de acuerdo que será igualmente aceptable.

Lo que sí que te recomendaría como siempre es que esto que he escrito te haga pensar y te haga más consciente de cómo eres tú, porque cuanto más te des cuenta de lo que necesitas, mejor podrás gestionarlo y dártelo para ser más feliz que es de lo que se trata todo esto al fin y al cabo.

Y tras haber leído este artículo, ¿estás de acuerdo conmigo? ¿Qué piensas tú sobre el elegir a la tu pareja? ¿Dirías que existe un como para elegirla? ¿Tienes alguna fórmula para encontrar a tu media naranja? ¿O para desecharla? Cuéntanos sobre cómo elegir a tu pareja ideal en los comentarios, seguro que tenemos un debate muy interesante.

Si crees que este artículo podría interesarle alguien, compártelo en tus redes sociales. Sería también una bonita forma de agradecer el trabajo realizado al escribirlo.

[Total:1    Promedio:5/5]
Seguir David Gómez:

Titulado Experto en Inteligencia Emocional, Coach Personal y Ejecutivo, y apasionado de la Psicología y de cómo ser más felices cada día.

Dejar una opinión